martes, 1 de enero de 2019

El Año Nuevo ¿Por qué 2019?


Según el calendario Gregoriano (por el Papa Gregorio XIII) que rige en la civilización occidental desde el 1582, cumplimos 2019 años. 
Pero ni eso fue siempre así, ni todas las culturas cumplen el mismo día, ni el cálculo es correcto. Veréis:
El responsable de contabilizar este año que estrenamos como el 2019, fue Dionisio el Exiguo, quien quiso calcular la fecha desde el nacimiento de Cristo... pero se equivocó en 4 ó 5 años: Herodes llevaba ya ese tiempo fallecido cuando se supone que ordenó la matanza de los inocentes . Por tanto, estaríamos en el 2023-24.
Otros estudios que precisan la fecha en que se produjo la aparición de la estrella que, supuestamente, guió a los Magos de Oriente (conjunción de Marte, Júpiter y Saturno en el signo de Piscis), basados en la investigación del astrónomo Johann Kepler, en el siglo XVI,  calcularon que Jesús habría nacido a mediados de septiembre del que sería el año 7 gregoriano. Por tanto, estaríamos en el año 2024.
No importa realmente, puesto que no dejó de ser un formalismo para romper con el calendario juliano, que contaba desde la subida al trono del emperador Diocleciano. Se decidió entonces que el año 753 (contado por los romanos desde la  supuesta fecha de la fundación de Roma) fuera el año 1 cristiano. Por tanto, estaríamos en el 2770.
Pero, como decía, existen otros calendarios:
Los judíos cuentan el año 5785 (desde el nacimiento de Adán).
Los hindúes celebran el 1940 de la era Shaka.
Los chinos celebran el 4016.
Los musulmanes restan 622 años al calendario cristiano (pues en esa fecha huyó Mahoma a Medina), por lo que viven en el 1397, etc., etc.
En cuanto al mes, casi todas las culturas celebran el comienzo del año siguiendo el ciclo de las estaciones, con la llegada de la Primavera, cuando la Tierra -entre el 20 y el 21 de marzo- reinicia su ciclo alrededor del Sol, con el signo de Aries. Pero ni en eso hay acuerdo, ya que culturas como la Mapuche o la Inca lo sitúan en el mes de Julio, mientras los etíopes o los judíos lo celebran en septiembre.
¿En qué año vivimos, pues? Visto lo visto, el único seguro es el que cuenta desde la fecha de nuestro nacimiento: nuestro cumpleaños. Y hasta en eso hay discrepancias por aquello de los años bisiestos y segundos que se convierten en minutos, horas y días... Cuestión de matemática y astronomía que también pueden no ser tan exactas como proponen.
Da igual. ;)
Celebremos el año que celebremos: SALUD, AMOR, TRABAJO y PAZ para todos...
¡Feliz Año Nuevo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?