jueves, 22 de febrero de 2018

¿Es poesía una canción?.- "Si se calla el cantor" (Eraclio Catalino Rodriguez, 1975)

Como decíamos en esta sección el jueves pasado, tres canciones que fueron interpretadas por Mercedes Sosa marcaron una época y la reivindicación de generaciones que las hicieron y las harán suyas.
Trajimos "Gracias a la vida", de Violeta Parra, y hoy hacemos lo propio con "Si se calla el cantor"(1975), letra de Eraclio Catalino Rodriguez, conocido como Horacio Guarany, cantor, compositor y escritor argentino, ganador del Premio Konex de Platino en 1985 como el más importante cantante masculino de folklore de la historia en Argentina.


Dice: 
Si se calla el cantor calla la vida,
porque la vida, la vida misma es todo un canto.
Si se calla el cantor, muere de espanto
la esperanza, la luz y la alegría.

Si se calla el cantor, se quedan solos
los humildes gorriones de los diarios.
Los obreros del puerto se persignan,
¿quién habrá de luchar por su salario?

¿Qué ha de ser de la vida si el que canta
no levanta su voz en las tribunas
por el que sufre,  por el que no hay
ninguna razón que lo condene a andar sin manta?

Si se calla el cantor muere la rosa.
¿De qué sirve la rosa sin el canto?
Debe el canto ser luz sobre los campos,
iluminando siempre a los de abajo.

Que no calle el cantor, porque el silencio
cobarde apaña la maldad que oprime.
No saben los cantores de agachadas*.
¡No callarán jamás de frente al crimen!

¡Que se levanten todas las banderas
cuando el cantor se plante con su grito!
¡Que mil guitarras desangren en la noche,
una inmortal canción al infinito!

Si se calla el cantor, calla la vida...
 .-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Agachadas:  en lenguaje vulgar, aceptar cobardemente alguna resolución; también decir con astucia algo distinto de lo que se piensa. Pasar algún contratiempo, persecución o acusación sin defenderse ni excusarse, para sacar después mejor partido.


 

miércoles, 21 de febrero de 2018

Garabateando.- 'Para ser novelista', de John Gardner.

Seguimos leyendo y aprendiendo de 'los buenos' para conseguir que  nuestros garabateos mejoren, siempre que las  musas estén a nuestro favor.
Ya venimos viendo que el común de los que escriben sobre el tema opina que el escritor nace, y luego se hace.
 En ello estamos, y siguiendo los consejos de lectura que vimos en este artículo vamos a entresacar las mejores líneas de 'Para ser novelista', ensayo de 199 páginas.

Una crítica sobre esta obra:
«John Gardner acumuló durante su vida más de veinte años de experiencia docente y se nota, porque sabe responder exactamente a las preguntas que con toda probabilidad hará cualquier escritor en cierne, es decir: ¿Cómo saber si se tienen las cualidades necesarias para el oficio? ¿Qué estudios se necesitan? ¿Cuáles son los entresijos del proceso de creación y publicación de una novela?... Para quienes deseen conocer las respuestas, leer este libro constituirá una auténtica satisfacción.»
(Anne Tyler, Baltimore Sun).

Vamos allá:

- No es del todo cierto que todo escritor tenga un agudo sentido del ritmo de la frase -la música del lenguaje- o de las connotaciones y del registro lingüístico (ámbito de uso) de las palabras. Hay grandes escritores que lo son a pesar de sus ocasionales deslices: frases malsonantes, metáforas inadecuadas e incluso empleo disparatado de palabras. [...] Pero aunque algunos grandes escritores escriban a veces con torpeza, está claro que uno de los rasgos del escritor nato es su aptitud para encontrar o (a veces) inventar maneras interesantes de decir las cosas.[...] El escritor con sensibilidad para el lenguaje sabe encontrar sus propias metáforas no sólo porque se le ha enseñado a evitar los tópicos, sino porque disfruta buscando la metáfora gráfica y precisa, la que, por lo que él sabe, nunca se le ha ocurrido a nadie. 

 - El talento sólo si no existe es imposible de cultivar. Bueno, normalmente. Por otro lado, si al leer comenzamos a sospechar que al escritor sólo le interesan las palabras, ello nos hace temer por su suerte como tal. Las personas normales, quienes no han sido víctimas de una mala enseñanza universitaria, no leen novelas únicamente por leer palabras. Abren una novela esperando encontrar una historia, confiando en que aparezcan personajes interesantes, posiblemente algún paisaje atrayente aquí y allá y, como mínimo, alguna que otra idea -y un abundante y sugestivo cargamento de ideas como máximo-. Aunque hay excepciones, la principal preocupación del buen novelista, por regla general, no es la brillantez lingüística -por lo menos, en su forma más llamativa y evidente-, sino contar su historia de forma que provoque reacciones en el lector, que le haga reír o llorar o sentirse intrigado, lo que sea que dicha historia concreta, explicada de la mejor manera posible, le incite a hacer.

-  Generalmente, el escritor que se preocupa más de las palabras que de la historia (personajes, acción, escenario, ambiente) no consigue crear ese sueño vívido y continuo: se estorba demasiado a sí mismo; embriagado de poesía, no distingue el grano de la paja. [...]
El escritor interesado principal o exclusivamente en el lenguaje está mal equipado para escribir novelas porque no posee el carácter y la personalidad que se requiere para ello. Por «carácter» me refiero a lo que a veces se denomina la naturaleza «inscrita» del individuo, a su yo innato; por «personalidad» aludo a la suma de rasgos típicos que se advierten en su manera de relacionarse con los que le rodean. En otras palabras, mi intención es distinguir entre el yo interno y el externo. 

 - Hay dos cosas que pueden hacer que el lector siga adelante: argumento e historia (y ambas están presentes, poco o mucho, en la buena ficción).
- Nadie que vea la realidad de forma distorsionada puede escribir buenas novelas, porque al leer comparamos los mundos ficticios con el real. La ficción creada por quienes adoptan en la vida actitudes que nos parecen infantiles o tediosas cansa enseguida.
- Lo único que hay que hacer es saber exactamente lo que se pretende decir -por ejemplo diciéndolo y revisando después lo dicho, para saber si realmente dice lo que se pretendía- y seguir trabajándolo, jugando con el lenguaje, hasta corregir todo aquello a lo que creamos que se le pueda poner objeciones.

- Si el escritor prometedor sigue escribiendo -escribe día tras día, mes tras mes- y lee muy atentamente, empezará a «cogerle el truco». Llegar a este punto es tan importante en el arte como pueda serlo en el atletismo. Las ciencias prácticas, entre las que se cuenta la ingeniería verbal que permite escribir novela comercial, se pueden enseñar y aprender. El arte, hasta cierto punto, también; pero, exceptuando ciertas cuestiones de técnica, el arte no se aprende, simplemente se le coge el truco.

-  Otro indicador del talento del joven escritor es su perspicacia. El buen escritor ve las cosas con agudeza, con realismo, con precisión y con criterio selectivo (es decir, sabe escoger lo importante), y no necesariamente porque tenga por naturaleza mayor poder de observación que los demás (aunque con la práctica lo adquiere), sino porque tiene interés en ver las cosas con claridad y escribirlas con rigor. 

- Hay otro tipo de planteamiento que requiere un tipo de perspicacia más elevada, que exige ser preciso de una forma, para mí, infinitamente más difícil. Me refiero al novelista capaz de meterse en la piel de sus personajes.[...] Tiene que ser capaz de dar a conocer de forma precisa y convincente cómo ve el mundo un niño, una joven, un asesino entrado en años o el gobernador de Utah. [...] Una vez admitido que el novelista tiene que ser capaz de abogar por toda clase de personas, de ver por sus ojos, de sentir por sus nervios, de aceptar sus más arraigadas opiniones, por estúpidas que sean, como hechos manifiestos (para ellas), se trata simplemente de comenzar a hacerlo; y a fuerza de insistir en ello -de releer, de volver a reflexionarlo, de revisarlo minuciosamente- se acaba haciéndolo bien.... [...] Hay mil maneras de estar triste, feliz, aburrido o malhumorado, y el adjetivo abstracto no dice casi nada. El ademán preciso, sin embargo, refleja con toda exactitud el único sentimiento que corresponde al momento. A esto es a lo que se refieren los profesores de literatura cuando dicen que hay que «mostrar» en lugar de «decir», A esto y a nada más, habría que añadir.

Realmente se trata de un escrito interesante, que penetra en las entrañas de las inquietudes de cualquier escritor novel y está repleto de buenas apreciaciones que lo hacen difícil de extractar (sería muy largo). Está a vuestra disposición en epub o pdf. 


martes, 20 de febrero de 2018

Palabras al día.- Obsolescencia

Ha salido a la palestra y es vox pópuli este término para denunciar prácticas mercantiles irregulares -por no decir presuntamente ilícitas-por las que un aparato eléctrico o electrónico tiene una obsolescencia programada.
Recurriendo al diccionario digital de la RAE, y tras marear la perdiz que nos lleva de una definición a otra (¡cómo le gusta a nuestro diccionario a veces andarse por las ramas!) hasta llegar a aclararnos algo.
Veamos:
Obsolescencia. 1. f. Cualidad de obsolescente. (Por cierto, aclaremos que el 1 indica una sola definición o significado, y la f. femenino ;)).
 
Vale, busquemos...
Obsolescente. Del lat. obsolescens, -entis.
1. adj. Que está volviéndose obsoleto. Vocabulario obsolescente.
Aparte de que viene del latín y que funciona como adjetivo, seguimos sin aclararnos.
 
Dicen que a la tercera va la vencida:
Obsoleto.
obsoleto, ta. Del lat. obsolētus. 1. adj. Anticuado o inadecuado a las circunstancias, modas o necesidades actuales. Un sistema de enseñanza obsoleto.
2. adj. Dicho especialmente de una palabra: Que ha dejado de usarse.
Dos acepciones, usos o significados de este adjetivo. Tal vez el 2 es el que nos hace comprender algo más, pero me temo que recurriremos al "libro gordo" de Google (en mi adolescencia era de Petete) para llegar al "quid" de la cuestión.

Nos enteramos de que el término se acuñó con los móviles, que tras una actualización empezaban a ralentizarse y dejar de funcionar sin una causa justificada, hasta que se descubrió que en un periodo aproximado de dos años, nuestros aparatos empezaban a fallar o simplemente se fundían sin remedio, por lo que ante el costo de la supuesta reparación -si es que tenía arreglo- lo mejor era comprar uno nuevo y así tenían garantizado los fabricantes la continuidad del negocio.
 
Esta obsolescencia programada, es decir, provocar que el aparato en cuestión tenga una durabilidad determinada, calculada desde su fabricación

Terminamos con un fragmento del interesante artículo sobre 'obsolescencia' en wikipedia:
 
El objetivo de la obsolescencia no es crear productos de calidad, sino exclusivamente el lucro económico, no teniéndose en cuenta las necesidades de los consumidores, ni las repercusiones medioambientales en la producción y mucho menos las consecuencias que se generan desde el punto de vista de la acumulación de residuos y la contaminación que conllevan. Esta práctica ha creado un creciente malestar entre los consumidores, por lo que en tiempos recientes, activistas, medios de comunicación, organizaciones e incluso los mismos consumidores y varias empresas están llevando acciones para revertir esta práctica.
 
Hace tiempo ya que entramos en una dinámica en que salía más económico comprar un aparato nuevo que arreglarlo pero, aparte de mesarse los cabellos y clamar contra lo que supondría semejante fraude, ¿alguien ha oído hablar de sentencias judiciales o indemnizaciones a los usuarios perjudicados? ¿Obligar, por ejemplo, a someter los productos a reponer por presuntas malas prácticas de las empresas a un canon por el que se haga un trueque o un mínimo desembolso?

Lo dejamos caer... y ahí queda esto.

lunes, 19 de febrero de 2018

Despierta, Sherezade, en Getafe Radio.

 Inauguramos nuevo día con un programa 'ceñido de laurel' bajo la batuta de Maribel Marín.

Efemérides - Destacamos entre la ya constreñida lista de aniversarios de eventos y autores a:
Borís PASTERNAK (1890), Wenceslao FERNÁNDEZ FLÓREZ (1885), el canallesco Joaquín SABINA (1949), la pérdida del insigne Julio CORTÁZAR (1984), Gustavo Adolfo BÉCQUER (1836), Ciro ALEGRÍA (1967), André GIDE (1951), y  la escritora estadounidense HARPER LEE (2016).
Podéis ampliar pinchando en el menú de la derecha (2017) en las fechas de vuestro interés.

Nevermind - Una resfriada pero simpática y enérgica Sara Esturillo nos trae concursos como
II premio Ripley de relatos de fantasía y terror para escritoras (entre 2000 y 5000 €). Hasta abril.
Dos premios de la Revista Tártarus:
- Tratamiento de la diversidad en la fantasía (15 de marzo)
- 2º Festival de Literatura fantástica (del 18 al 20 de mayo). Premio Relato fantástico. (Publicación en revista, entrevista y lote de libros). https://revistatartarus.wordpress.com/
 Lecturas recomendadas: Tolkien. 100 aniversario de Frankestein. Relatos de Dafne de Maurier.

El lector - Nos trae "La Guerra de las dos Rosas. Trinidad" del autor CONN IGGULDEN. Novela histórica alrededor de Enrique VIII. Pertenece a una trilogía. Minuciosa y ajustada históricamente. Se centra en el hecho histórico, por lo que los personajes son algo planos, muy abigarrados y algunos diálogos fuera de lugar. En general, nuestro lector, Carlos, lo considera interesante y se anima a seguir la trilogía.

Barrios de Letras- Fernando Cotta anuncia nuevas incorporaciones literarias que se ofrecen en establecimientos de restauración, bares, cafeterías... para amenizar la estancia y convertirla en un oasis de reposo y lectura; también la promesa de un encuentro poético en el 'Baladouro' de Alcorcón. @BarriosdeLetras.

Cuaderno de viaje Bare Nostrum, último libro publicado por Ezequías Blanco, vecino de Getafe, y del fotógrafo Evaristo Delgado. Homenaje poético a algunos bares con alma, pasados y presentes.

XIV Premio Nacional de Poesía Joven Félix Grande, de la Universidad Popular José Hierro de San Sebastián de los Reyes: 'Carpintería de armónicos' de Mario García Obrero, real promesa de 14 años.

Profundizando en la grandiosa labor de la Fundación Centro de Poesía José Hierro con Julieta Valero, y en el Premio Margarita Hierro, hija del poeta que recogió el testigo que ahora mantiene vivo su nieta Tacha Romero Hierro.

No os perdáis detalle aquí:


Escucha"Sherezade y Margarita Hierro" en Spreaker.

viernes, 16 de febrero de 2018

Despierta Sherezade cambia de día.

Efectivamente, el programa "Despierta, Sherezade", comandado por Mercedes Marín, pasa a los lunes en @GetafeRadio , así que haremos cambio de sección aquí.
Pasaremos el "salón de lectura" a este día, pero será la semana que viene cuando hagamos la reseña de lo que estamos leyendo ahora.
Gracias por vuestra atención, sin vosotros no tendría sentido.
http://getaferadio.com

Para no dejarlo tan vacío, resumimos efemérides de este día, 16 de febrero (enlace para ver completo):

- del 2005, un grupo de científicos estadounidenses data los restos más antiguos de HOMO SAPIENS en 200.000 años.
-  el Parlamento israelí aprueba, 38 años después de la ocupación, la ley de retirada de una veintena de asentamientos judíos en Gaza y la entrega del territorio a la ANP. (A día de hoy, transcurridos doce años más, es noticia no solo su no-retirada, sino su expansión con la construcción de nuevas edificaciones israelíes en territorio palestino).
- de 2011, Japón informa de la suspensión temporal de la caza científica de ballenas (con fines no tan clartos) en la Antártida debido a las constantes presiones de activistas. Aún así, sigue vigente en muchos países.

Nacen:
- en el 1934, Rafael PÉREZ ESTRADA, escritor y poeta español.
- en el 1982, Lucía GONZÁLEZ LAVADO, escritora española dedicada principalmente al género de literatura fantástica.
Fallecen:
- en el 1907, Giosuè CARDUCCI, poeta italiano. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1906.
- en el 1964, Fernando GONZÁLEZ, escritor y filósofo colombiano. Movimiento nadaísta.
- en el 1977, Carlos PELLICER, poeta mexicano.
- en el de 1983, José Luis ACQUARONI BONMATI, escritor y periodista español